jueves, 12 de enero de 2012

HISTORIA DE LA COMPAÑÍA TITSA

Transportes Interurbanos de Tenerife (TITSA), es una sociedad anónima propiedad del Cabildo Insular de Tenerife que a lo largo de sus 30 años de evolución e historia, se ha convertido en una de las más importantes Compañías de transporte público existentes a nivel nacional que en su apuesta por facilitar la movilidad de todos los tinerfeños, destaca por un importante volumen de movimiento que ofrece total cobertura a los servicios de transporte interurbano de viajeros por carretera en la isla de Tenerife. 

Además de la importante proyección del servicio de transporte interurbano, los servicios urbanos se realizan en municipios claves que lo hacen imprescindible por la magnitud del pasaje que sustentan. 

Ejemplos claros son los servicios que se desarrollan actualmente en la capital tinerfeña Santa Cruz, La Laguna, Los Realejos, Adeje y en Guía Isora. Por otro lado, TITSA mantiene convenios de colaboración con los municipios de La Orotava, Los Realejos, Arona y también realiza servicios de transporte escolar y discrecional.

El pasado año 2010, TITSA recorrió 37,1 millones y medio de kilómetros a través de 160 líneas de transporte, con su flota de 550 vehículos y trasladó alrededor de 40.000.000 millones de viajeros, de los cuales 31.000.000 lo hicieron a través de líneas interurbanas y alrededor de 9.000.000 fueron usuarios de servicios urbanos.  A su vez, la compañía realizó cerca de 1.900.000 viajes.


Las guaguas de TITSA prestan servicio los 365 días del año durante las 24 horas del día y para facilitar el acceso de los viajeros a los vehículos dispone aproximadamente de 3.700 paradas distribuidas por todo el territorio insular. 







Un breve repaso a la historia de la compañía



En 1884 empezó a funcionar en Tenerife la compañía de Omnibus que operaba con un carruaje de un solo caballo, capaz de transportar a cinco personas y que hacía un viaje diario entre Santa Cruz y la Laguna. Meses más tarde se incorporaron dos nuevos carruajes, esta vez cerrados, que pudieron hacer dos viajes diarios y que pronto se convirtieron en un exitoso medio de transporte.

En 1885 ya existían varias empresas que llegaban a transportar al año entre Santa Cruz y La Orotava 16.000 viajeros y que la prensa de la época destacaba por su extraordinaria velocidad.El tranvía sirvió de transición entre la diligencia y la guagua. En 1898 se presentó un proyecto de tranvía eléctrico de Santa Cruz a Icod de los Vinos, con ramales en La Orotava y el Puerto de la Cruz. Presentado al Gobierno Civil e informado favorablemente por el Ayuntamiento, el proyecto fue aprobado. Los planos preveían una central eléctrica y un garaje en La Cuesta, barrio populoso de La Laguna y Santa Cruz, los trabajos duraron un año y medio a cargo de una sociedad anónima de tranvías eléctricos de Tenerife, cuyo director era el más tarde se convertiría en el cónsul de Bélgica D. Fernando May.



El viaje inaugural se realizó el 7 de Abril de 1901 y duró 34 minutos desde el muelle hasta la iglesia de la Concepción de La Laguna. Durante 50 años fue una ayuda enorme para las comunicaciones entre ambas ciudades y su capacidad real fue rebasada constantemente por la demanda, así el verano de 1942, por ejemplo, la media del tráfico era de 13.588 pasajeros al día, también transportaba mercancía, aunque en cantidades reducidas 
En 1904 se acordó la concesión a la misma empresa del segundo tramo desde La Laguna a Tacoronte, y se inauguró el 27 de Julio del mismo año. En 1950 la sociedad contaba con 21 kms. de vía, con cuatro estaciones: Santa Cruz, La Cuesta, La Laguna y Tacoronte, y con talleres, cocheras y oficinas en La Cuesta. Todo se perdió por abandono, poco antes de1960. También se produjeron, en 1913, algunos intentos para instalar un tranvía eléctrico en el casco urbano, pero estos proyectos fueron abandonados inmediatamente. Los omnibuses de la diligencia se sustituyeron por las populares guaguas. El primer autobús se adelantó varios meses al primer automóvil particular, como hasta cierto punto era natural en un territorio carente de trenes. Pertenecía a la empresa hotelera de Camacho y se inauguró el primero de junio de 1902 y con la más antigua línea de autobuses de Tenerife entre La Laguna y La Orotava. Se había considerado inútil bajar hasta Santa Cruz porque al empresario le parecía que competía con el tranvía.



El primer coche en Santa Cruz que solicitó al Gobierno Civil la autorización de circulación fue a principios de 1905; ya en el año 1906 pasearon en coche al Rey y en 1909 se celebró la primera gira automovilística de Canarias. Entre La Laguna y La Orotava en 1911 las matriculas habían llegado a 43 y en 1912 se publicaron 4 edictos municipales que regularizaban la circulación de estos ingenios mecánicos. Las velocidades quedaban limitadas a 12 kms/h. 
En el año 1927 un empresario consigue una concesión administrativa en forma exclusiva para la zona norte desde Santa Cruz a Buenavista; y otra para la zona sur entre Santa Cruz y Arico con prolongación de pueblos intermedios. 
En ese año existían en Tenerife varias lineas explotadas por diferentes empresarios. Hasta que en 1928 acuerdan, tras reunirse, formar una compañía para la explotación de los servicios. 


Entre los años 1931 y 32 fueron cediendo líneas y trayectos a título de arrendamiento, a los que pagaban un canon. De esta forma, se puede decir, que entre varios empresarios se repartieron la isla por zonas. El sur fue para la empresa Domingo Figueroa y Alonso Martín. Los servicios Santa Cruz-La Laguna para Hdez. Francés-Oramas. Santa Cruz-Pto. de La Cruz para Lorenzo Hdez. y Hnos. Santa Cruz-La Orotava y La Laguna-Tacoronte para Salvador Reyes. Aparte de estas líneas existían otras como La Laguna Tejina-Punta de Hidalgo La Laguna-Las Mercedes y La Laguna-La Esperanza. 
El 19 de Agosto de 1942 se creó Transportes de Tenerife S.L. que funcionó hasta el 12 de Enero de 1978, fecha en la que se constituyó Transportes Interurbanos de Tenerife S.A. (T.I.T.S.A.). La composición de su capital fue del 85% RENFE y 15% del Excelentísimo Cabildo Insular de Tenerife, y se constituye, con el paso del tiempo, en la empresa hegemónica del transporte terrestre de viajeros en la isla. Posteriormente, en 1986 la titularidad de la acciones de la compañía se traspasan al Gobierno de Canarias. La empresa regresaría a manos del Cabildo de Tenerife en enero de 2007, en un acto en el que se daba cumplimiento a los decretos de traspaso de transferencias de funciones de la Comunidad Autónoma a los Cabildos Insulares. El Cabildo de Tenerife, es ahora su único propietario. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada